Jan 28, 2009

Yo como porque estoy triste, y estoy triste porque como


English Version


Normalmente, sería "Yo como porque estoy triste, y estoy triste porque como" si fueras la amenaza de Hollywood llamado Fat Bastard de las películas de Austin Powers. Pero en realidad es algo mas como "Estoy triste porque como. Como porque algún idiota me sigue alimentando tres pollos enteros al día".



Las noticias locales acá en Puerto Rico tenían algo que valía la pena publicar para variar, hace unas dos semanas atrás nuestro propio gordo bastardo de 900 libras, Carlos Collazo, murió. Aparentemente, como indicaban los titulares de los periódicos, fue la falta de atención medica la que hizo que tuviese su propia ultima cena. La historia es la siguiente, el reportaje indica que en 1990 sufrió un tipo de "descarga eléctrica", lo cual le provocó varias "condiciones de piel". Yo no se mucho de condiciones de piel que te convierten en una bola de grasa caminante, y al menos que la electricidad cause elefantiasis (de lo cual no me he enterado), dudo mucho que tengo ALGO que ver con la historia.

Luego su padre murió, lo cual lo llevo a una extraña y profunda depresión que te convierte en un glotón y te añade automáticamente 200 libras. Libras muy justificadas, obviamente.

Ahora avanzamos algunos años, el periódico Primera Hora conoce de Carlos en mayo del 2008, un mes luego de estar postrado a una cama (ah, la angustia...) y una máquina respiratoria. ¡Lo cual seria de esperar cuando pesas unas asquerosas 740 libras!

Para entonces, necesitaba perder 200 libras para tener una cirugía bariátrica, eso al menos lo inspiró en hacer algo con su vida ademas de estar apenado como un hipopótamo de Hungry Hungry Hippo que se quedó sin bolas. En tres meses estaba prácticamente a mitad de camino, había perdido 81 libras, mientras que eso no necesariamente lo convertía en un ser humana, pudo moverse sin una grúa por un tiempo. Luego sufrió recaídas, ¿de qué? No se sabe. ¿Tal vez algo como... comer 8 veces al día? Así que volvió a hacer lo único mejor que sabía hacer. Comer si el mañana no existiese, ¡hasta sobrepasar las 900 libras!

Luego murió.



Madre, hermano, familiares, todos disgustados. No porque dejaron que uno de los suyos muriese en una manera tan vergonzosa. Imposible. Están encabronados con el hospital por no tener una nevera para manatíes. Y porque el hospital les dejo saber de esto, les dijeron a la familia algo muy redundante pero cierto. Tiene que llevarse al cuerpo o se pudrirá y se enojaron.

El resto de la odisea es algo borroso, el reportaje del periódico mencionado es tan superficial que es increíble. Se esfuerzan en hacer comparaciones poéticas, metáforas del dolor de la madre y menos en informar el porque de la muerte y que conllevó a esta porquería de ser humano sin sentido común ni voluntad propia a llegar a ese estado. Esto es confirmado cuando voy a buscar la versión de la historia online y da mas información de lo que paso después de la muerte de Snorlax.

Lo triste es que esa es la parte más interesante de su vida, su muerte.

Un ataúd especial tuvo que ser construido, 5 pies de ancho y nueve de largo Le podrías añadir ruedas y estacionarlo al lado de una Hummer del 1992 y nadie notaría la diferencia, hasta que alguien decide cambiar el aceite. El ataúd no cabe en la funeraria así que tienen que velar el cuerpo en el pasillo, luego el ataúd no cabe en el carro fúnebre así que decidieron por la estupidapenda idea de llevarlo en una "flatbed".



Luego de atraer una multitud de curiosos que bañaban esta travestía con carcajadas, como lo haría cualquier persona con un cerebro, la caja con el occiso paró en frente de excavadoras, las cuales descenderían a Jabba The Hutt a su último lugar de descanso (detioramiento).

Pero Snorlax se salió de su Pokebola.



La familia lloró y lloró. Yo también lloraría si perteneciera a una familia llena de imbéciles. Casi una hora después fue que pudieron acomodarlo, para nunca verlo jamás. ¡Al fin!

Ahora, la moral de la historia.

  • Cuando un pariente muere, se supone que lo superes, sé que es nada sencillo, pero tienes que hacerlo. A menos que planees morir de tristeza como Padmé Amidala. Lo que NO se supone es que aumentes cientos de libras.
  • No deberías tener familiares incompetentes que te alimentan tu propio peso todos los dias. Vamos a admitirlo, las personas culpables, que hicieron esto mas humillante de lo que tenia que ser ademas de Carlos mismo, eran la familia. Especialmente su morona madre. Uno no batalla la obesidad con mas comida. Apuesto que no hubiese aumentado esas primeras 200 libras comiendo vegetales.
  • Otro punto, toda la pendejá sobre "condiciones de piel" es para echarle sal a la herida, enfatizando en la drama de la noticia que en la relevancia. La importancia de esas "condiciones" son altamente debatibles ya que no las menciones nunca mas, ni en periódicos ni en las versiones online de la noticia.
  • Al perder 81 libras en algún momento, Carlos comprobó que el SI tenia control sobre la situación y podía haber evitado toda esa mierda.
  • Para terminar, el hospital no tiene NADA que ver con la historia, aunque indican que el sistema de salud en este país ignoro al doble de "The Blob" por 15 años, por no tener el equipo apropiado para tratar a estos pacientes morbosos y obesos porque "sólo les importa el dinero".

Miren cabrones, ya hay suficientes gastos y deudas en los sistemas como para estar comprando equipo sumamente costoso que será utilizado con un puñal de seres inservibles, SI es que lo llegan a utilizar. Claro, es divertido comer como un retardado hasta que llega el momento en que no puede caminar y entonces procedes a echarle la culpa a los demás, ¿no?

¿Quieren quejarse, lloriquear y señalar con el dedo? Háganlo, levanten su brazo todo poderoso, saquen su dedo indice de manera amenazante y señalen. Pero asegúrense de señalar en frente de un espejo. Es SU maldita culpa que están obesos, es SU maldita culpa que comes sin pena ni pensamiento, es SU culpa que eventualmente perderás una batalla que ustedes mismos comenzaron. Su culpa, no la de lo demás.

Sólo espero que más idiotas como éste mueran, así tal vez se eduquen los demás aspirantes morones a que cierren las bocas.

1 comment:

  1. wow ciertamente eso fue poesia

    me hubiese gustado estar en el cementerio y ver como se escapaba de la caja el muerto sentau!

    ReplyDelete